factores-riesgoÚltimamente, han muerto por estas causas alrededor de diez y siete millones de pacientes en todo el mundo cada año.Según la Organización Mundial de la Salud, las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de muerte en todo el mundo. El Paraguay no es la excepción ya que unas 12 personas mueren por día a causa de ellas.

Un factor de riesgo es cualquier rasgo, característica o exposición de un individuo que aumente su probabilidad de sufrir una enfermedad o lesión, y en el caso de las enfermedades cardiovasculares, son conocidas y están bien definidas. Los factores de riego se pueden clasificar en:

  • Factores no modificables: edad, sexo y antecedentes personales y familiares directos.
  • Factores modificables: tabaquismo, actividad física, hipertensión arterial, diabetes y dislipidemias.
  • Factores condicionantes: obesidad, obesidad abdominal y sedentarismo.

Además, los factores de riesgo modificables son responsables de aproximadamente del 80% de los casos de cardiopatía coronaria y de enfermedades cardiovasculares, de ahí la importancia que tiene la prevención.

El tratamiento de las personas enfermas del corazón y/o de los vasos sanguíneos cuesta a los gobiernos de los diferentes países un porcentaje importante del PIB de cada uno de ellos.

Alarmados por esta epidemia del incremento de los factores de riesgo, la Organización Mundial de la Salud junto con la Organización Panamericana de la Salud y otros organismos internacionales, están involucrandoa las autoridades sanitarias de cada país junto con las Sociedades Científicas como la Sociedad Americana de Cardiología, la Sociedad Interamericana del Corazón, la Sociedad Europea de Cardiología y otras, que son sociedades que han reconocido como miembros a la Sociedad Paraguaya de Cardiología y a la Fundación de Ayuda al Cardiaco, por lo cual nos hemos comprometido a trabajar en coordinación con ellos, para combatir los factores de riesgo cardiovascular tales como la hipertensión arterial, el hábito de fumar, la diabetes, el colesterol, los triglicéridos, el exceso de peso, sobre todo la obesidad y el sedentarismo.

Este año estamos trabajando para crear la infraestructura necesaria, para cumplir con nuestro compromiso y para sensibilizar a la población en general a participar activamente con nosotros. Daremos a conocer algunos de los datos más preocupantes con respecto a las enfermedades cardiovasculares.

También, teniendo en cuenta el costo realmente enorme que exige el tratamiento de ellas, una vez que afectan al individuo, se buscará la forma de reducirlo.

Se ha demostrado en otros países que la inversión realizada para la PREVENCION, tiene una importante reducción del gasto en salud, lo cual se vio en todos los países que hoy en día la tienen, a la prevención, como programa prioritario.

Teniendo en cuenta que “ES MEJOR PREVENIR QUE CURAR”, valga como ejemplo lo acontecido recientemente en nuestro país:

Se hizo pública, hace un tiempo atrás, la necesidad imperiosa de contar con un corazón artificial para mantener con vida a Anita, la niña cuyo corazón ya no se encontraba en condiciones de continuar latiendo.

Gracias a una emotiva campaña de sensibilización, a través de los medios de difusión, se tramitó la adquisición de dicho dispositivo a un costo muy elevado. El corazón artificial, no llegó a tiempo para Anita, pero ya fueron utilizados por otros niños que los requerían. Otros pacientes se beneficiaron con el trasplante de órganos vitales tales como el corazón.

El costo de la cirugía, especialmente cardiaca, también demanda otros varios miles de dólares, tanto para la cirugía como para el tratamiento posterior para evitar el rechazo de los órganos trasplantados.

Actualmente el tratamiento antirechazo se encuentra en el orden de unos seis millones de guaraníes mensuales por paciente. El costo de la cirugía de trasplante cardiaco puede tener un costo que orilla los cincuenta mil dólares.

Debemos de saber que estas medidas para prolongar la vida se justifican plenamente, pero debemos recordar además, que si el Estado invierte en programas de PREVENCION, SE PUEDEN SALVAR MUCHO MAYOR CANTIDAD DE PACIENTES A UN COSTO SIGNIFICATIVAMENTE MENOR. Con el trasplante se salva una vida a costa de otra pero con la prevención se puede salvaral treinta por ciento de pacientes. Esto se debe a que si un paciente adulto, deja de fumar, se alimenta sanamente, deja de comer“comida chatarra”,consume menos alcohol, hace diariamente ejercicios físicos, disminuye la posibilidad de ser obeso, puede controlar mejor la hipertensión arterial, la diabetes, el exceso de colesterol, etc. y por tanto, disminuir significativamente los ataques al corazón y a los grandes vasos, especialmente cerebrales. Prácticamente, estas medidas, no requieren gastos.

La Sociedad Paraguaya de Cardiología y la Fundación de ayuda al Cardiaco trabajarán intensamente con la finalidad de despertar la conciencia de toda la población.

Para que sea efectiva la prevención, es necesario que toda la ciudadanía se involucre conscientemente ya que la salud cardiovascular comienza a deteriorarse muy pronto. En los niños fallecidos a consecuencia de accidentes, se encontró que la aorta de algunos de ellos ya tenía depósitos de grasa a los seis años de edad e incluso en algunos que se encontraban aun en el seno materno, cuyas madres fallecieron en accidentes de tránsito u otras causas, de acuerdo con lo hallado en la autopsia realizada.

El deterioro comienza sobre todo, debido a la alimentación insalubre, como las hamburguesas, las papas fritas, el exceso de mayonesa u otros saborizantes, las frituras en general y el consumo de gaseosas, que hoy por hoy es muy frecuente sobre todo en los niños en edad escolar. Este tipo de alimentación, es dañino también para los adultos, y son perjudiciales para los hipertensos porque contienen mucha sal y si no comenzamos a combatir seriamente estos malos hábitos, perderemos muchos pacientes y puede que alguno de nosotros, que esté escuchando o leyendo esto, mientras fuma un cigarrillo, con un poco de bebida alcohólica y comiendo una picadita antes de un abundante almuerzo con muchas calorías, podría pagar con su propia vida por no cambiar sus malos hábitos.

Hoy por hoy, se sabe que la obesidad infantil y la del adulto se encuentran aumentando aceleradamente y que ya se han vuelto un problema de Salud Pública. Las consecuencias de ello, se ven en los adultos jóvenes y viejos y se verán también en un futuro no muy lejano, cuando los que son niños actualmente sean adultos. Para que la prevención sea efectiva en los adultos y alcance al mayor número de pacientes, debemos tomar medidas que impidan la progresión de estas enfermedades.